NiT i Dia

2 Sep


El atardecer cae sobre mis hombros.
Puedo sentir el mar latir.
Estoy muy cerca.
Las olas se enfadan.
Salpican chispas doradas para dar paso a la madre Luna.
Más allá vemos el aviso de que va a salir.
El padre Sol se despide de nosotros con un silencioso rayo de luz borroso.
Ausente. Se aleja. Allá en las montañas.

La Luna sale con su vestido de plata para ir a la gala del reino de la noche.
Ella es la dama blanca.
La más bonita entre todas.
Le acompañan sus criadas. Las estrellas.
El mar al ver tal belleza se calma. Observa.
Se ofrece a ser el espejo de dicha joya.
La madre Luna se mira en su espejo, el mar.
Sonríe y enamora a todo el universo.
Pero ella sigue fiel al sol.
Sabe que es la reina de la noche.
Mientras, el sol descansa. Durmiendo en las montañas que mañana serán verdes.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *