Eres de pueblo!

25 Feb

escaleraPensaba que al empezar a vivir en un pueblo, borraría el típico comentario  de “eres de pueblo”, pero no ha sido así. Al contrario, ahora realmente entiendo la expresión. No es que no lo entendiera antes, pero lo decía en un contexto de burla sin fundamento.

No es que pretenda despreciar el hecho de  nacer o vivir en un pueblo, pero hay que reconocer que hay diferencias entre “ser de pueblo” o “ser de ciudad”. Y antes de que me ataquen, reconozco que seguro hay excepciones. Siempre las hay…

Todo empezó un día, el primer día de una dura etapa de mudanza. Llegué a mi nueva casa. Yo andaba vestida con pantalón ancho y camiseta de verano, cómoda y fresca para afrontar la larga jornada que me esperaba. Aparqué el coche a dos metros del portal de mi casa. El coche rebozaba de cajas, una mesa, un perchero y cachureos (como diría mi suegra). Bajé del coche y empecé a descargar. En el segundo viaje al coche, me encuentro con una mujer (mayor), la que sería mi nueva vecina. Me empieza a gritar como himno de bienvenida. Me asegura que delante de su casa no se aparaca nadie porque sinó llama a la alcadesa y se lleva el coche… Empezamos bien, con amenazas.

Cinco meses después, siguen las amenazas. Ahora ya me amenaza con pinchar las ruedas del coche. Es de esas mujeres mayores que no me molesta referirme a ellas como viejas. Es insoportable. La veo y me da verdadero miedo. La semana pasada, realmente, me asustó. Mientras daba marcha atrás, al aparcar, empezó a pegar manotazos al coche. Me alarmé, pensaba que había atropellado a alguien. Y era ella gritando como una loca y dando golpes a mi coche. Cuando salí le vi la cara. Daba pánico, pues tenía el rostro totalmente desfigurado por la ira. Me asusté tanto que opté por presentarme al vecino de alante y comentarle la jugada. Me sentí obligada a dar explicaciones ya que pareciera que yo la hubiese agredido, cuando era todo lo contrario. Algunos vecinos sacaron la cabeza por la ventana y me miraron mal. No me sentí nada bien, la verdad. A la próxima, llamaré a la policía sin duda.

Por otra parte, hoy mientras conducía por las callejuelas del pueblo, iba caminando una mujer de edad media. A éstas aún no sé cómo llamarlas pero ya encontraré el nombre adecuado. Se ve que hoy, esta mujer de edad media, no quería caminar sobre la acera. Quería hacerlo en plena calle. Y ella estaba segura de que estaba en pleno derecho a parar el tráfico. Le pité, tímidamente, después de esperar detrás de ella unos 2 minutos. Se giró y me dijo que “pronto no se podrá pasear tranquila en este pueblo”. ¿Qué? La verdad es que ya me dió por reir, internamente claro…

Con todo esto quiero decir que la gente de pueblo, se siente muy identificada con “su territorio” y, a menudo, no está dispuesta a compartirlo con nadie. Me siento “forastera” siendo la más mallorquina. Ellos creen que, por el hecho de haber nacido aquí, tienen unos derechos privilegiados. Y no es así.  Los vecinos del otro lado de la vieja ni me saludan porque, hace años, les interesó comprar la casa dónde vivo yo ahora y como no lo lograron, descargan su rábia conmigo. En definitiva, o hago nuevas amistades en el pueblo que me demuestren lo contrario o,por ahora, no me queda más que resignarme y seguir alimentando el concepto de “ser de pueblo”.

Foto: Rick E Dick

5 thoughts on “Eres de pueblo!

  1. Vaya con los de pueblo que hacen extraños a los mismos de pueblo, menuda vecina, demasiado tiempo libre creo yo…. espero que mejore la situación

  2. No sabes cómo te entiendo! mi hermana vivió en Felanitx casi 3 años, y aún odio ese pueblo… imagínate lo q será ser verdaderamente extranjera en 1 pueblo de la Mallorca más profunda…

  3. Me siento totalmente identificada contigo, pero en un pueblo grande: Mallorca. Hace ya muchos años que vivo aquí y me siento igual de forastera que el día que llegué, y no por otra razón sino porque los mallorquines pretenden que todo el mundo que pise su territorio se sienta así. Un ejemplo de ello, es que para poder trabajar en la administración me piden el nivel de catalán C, cuando en el resto de España a los mallorquines no se les pide ningún nivel de castellano. No se porque no vas a poder aparcar en tu calle, es igual de tuya que de ella, no por haber nacido allí tiene mas derechos ya que tus impuestos se quedan en el mismo pueblo!Así que paciencia!! (llévale un pastelito recién hecho a la vieja a ver si le caes mejor, chantaje emocional)Sort!!

  4. @Forastera: El tema del catalán es distinto, pues ya estamos hablando de derechos y deberes, de leyes y normativas… En este caso concreto, yo defiendo el catalán (es mi lengua materna!) y tengo derecho a usarlo y a que me entiendan, al menos, en la administración pública. Pero reconozco que, no siempre, hay una buena acogida a los peninsulares… y eso no lo defiendo. Gracias por pronunciarte en esta entrada y, me pensaré lo del pastelito! 😉

    Saludos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *