La vida cambia y yo cambio con ella

26 Sep

Hoy sé cuántos tubos de pasta de dientes gastan dos personas en cuatro meses. Sé cuánto vale una bolsa de detergente. Descubrí que existe suavizante para la ropa, no solo para el cabello. Sé que la lavadora tiene modalidades y que la ropa más frágil debe lavarse en el modo “delicado”, si no se estropea. Aprendí a compartir el mando de la tele. Ahora cocino y cocino para dos. Empiezo a hablar en plural y en el tiempo futuro.

Ahora tengo facebook y sé lo que es. Y no lo veo tan inútil como antes. Tengo twitter y Friendfeed. Almaceno mis fotos en Flickr y me hice un fotolog (aunque no esté muy orgullosa de ello). Conseguí un Asus Eee y uso Linux. Empiezo a tener amig@s bloguer@s. Me siento un poco dependiente de Google, como dice César. Y amanezco con la “necesidad” de dar los buenos días al blog, incluso (a veces) antes de desayunar.

Ahora pienso en que, pronto, tendré que independizarme, buscar una casa. Y lo que es más difícil, tendré que pensar dónde la busco. Eso significa “estabilidad”. Y esa palabrita me asusta. Para ello necesitaré, antes, haber encontrado un buen trabajo. A poder ser me encantaría cruzar la barrera de los “mileuristas”. Y así, aflojarme un poco el cinturón. Y más ahora que vienen malos tiempos. Al leer este estudio me entró un verdadero pánico.

Ahora cuando me preguntan por mi estado civil en un formulario con mis datos personales, debo poner una cruzecita en “casada”. Es un cambio al que hay que acostumbrarse, pues la mano se me va a “soltera”. Otra pregunta a la que debo contestar muy a menudo y con mucho gusto es: ¿Cómo va la vida de casada?, ¿Cómo te sientes estando casada? Mmm… No sé qué contestar. Estoy encantada de haberme casado pero, de momento, no noto muchos cambios. No me han salido canas ni nada por el estilo… No quisiera que sonara con mala onda pero es que es una pregunta más que común en este mes.

Con estas palabras quiero decir que mi vida está cambiando. Y no es mi vida la única que cambia. Y uno debe recibir bien los cambios y tener la capacidad de adaptarse. Por eso, la vida cambia y yo cambio con ella.

One thought on “La vida cambia y yo cambio con ella

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *