Hogar

21 Sep

caterietafHoy me independizo Llevo unos meses planeándolo, trasladando cajas y vaciando mi habitación aún con aires adolescentes. Hoy es la primera vez que me siento asustada ante este cambio. Al despertar he observado mi habitación, la habitación dónde empezó mi pubertad, dónde lloré, reí y, finalmente, me hice “adulta” o, al menos, cumplí mi mayoría de edad. Con esta habitación he llegado a compartir muchos secretos y la he hecho testigo de muchos acontecimientos. Si las paredes hablaran…

Esta mañana, la habitación despierta vacía. Solo queda mi ordenador, 3 cajas aún por cargar y varios pegotes de blue-tac en la pared. Hoy se ve triste y apagada. Ya no se ve mía. Y eso, insisto, me asusta. Hoy deberé cerrar la puerta de mi casa para abrir la de otra que, espero pronto, también sentirla mía.

Hace ya tiempo que ansiaba este momento y este momento ha llegado. Ahora seré responsable de una casa entera y de todo lo que haga en ella. Me siento como una niña pequeña que se va cargando su mochila y está a punto de asumir, sin saberlo, muchas responsabilidades. No es la primera vez pero, ahora, es por mucho tiempo. Voy a iniciar una nueva etapa.

Supongo que ver mi habitación dónde tantos días he regresado del colegio, del instituto, de la universidad o del trabajo me hace caer en esta reflexión. Pues ahora regresaré, al final del día, a otro lugar, a mi nuevo hogar, dulce hogar.

Foto: Caterineta

2 thoughts on “Hogar

  1. Suerte, cuantos sentimientos encontrados, posiblemente tu y yo estemos atravesando esta fase, dura y liberadora a la par que deseada, lo dicho, suerte, irá bien

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *